miércoles, 22 de febrero de 2017

El segundo equipo del próximo rival del CD Lugo perdió hoy en Burgos



EL DATO


Ls suplentes del Real Valladolid y varios jugadores del filial perdieron hoy por la mínima ante el Burgos CF, en El Plantío


Pasaporte para el primer equipo

FOTOGALERÍA
Drazic corre tras un balón. / RICARDO ORDÓÑEZ
  • A pesar de la derrota, Herrera confirma que hay varios jugadores del filial que deben pasar al primer equipo tras el amistoso con el Burgos

«Algunos deben jugar, al menos entrenar con el primer equipo». Fue una de las conclusiones de Paco Herrera tras la derrota ante el Burgos CF en El Plantío, un amistoso plagado de reservas y jugadores del filial -hasta seis saltaron al campo- frente a un Segunda B que recibió como un regalo la presencia del Real Valladolid en el Plantío, donde se congregaron más de ochocientos aficionados burgaleses par comprobar que el Burgos es un equipo diferente al que empezó de forma lamentable esta temporada y que trata de soltar lastre para alcanzar puestos de 'play-off- De hecho, su atrevimiento y detalles de buen fútbol le sirvieron para ganar por 2-1 al un Real Valladolid de circunstancias. De hecho, a Paco Herrera le interesaban más los experimentos que un resultado que, al final, fue decepcionante.
Un Real Valladolid desdibujado saltó al terreno del Plantío donde le esperaba un Segunda B crecido que no tenía nada que perder y sí motivos para agradar a la afición ante un vecino de categoría. Y lo hizo con atrevimiento y contundencia. Y mucho acierto y efectividad, como se demostró en el primer gol, de Fito, que se revolvió en el área y a la media vuelta dejó en evidencia a la defensa pucelana. Más tarde, Herrera lamentó que fue el mismo error defensivo que ante el UCAM, que marcó de la misma forma en el centro del área,
No se conformó el Burgos y, aunque el partido se desarrollaba en el centro del campo, volvió a aguijonear el área del Real Valladolid donde la presión forzó un error de Becerra que dejó en bandeja el segundo gol del Burgos en las botas de Adrián.

Antes de concluir el primer tiempo, Villar finalizó con éxito una de las ocasiones que tuvo y marco para reducir distancias.
Ahí se acabó el partido. La segunda parte fue un vaivén de cambios para probar y dar minutos a los menos habituales de los dos equipos. Ya sin apenas fútbol más que el originado por las ganas de lucimiento de las respectivas canteras.
A pesar de la derrota, Herrera manifestó al final del partido que siempre hay conclusiones tras una prueba de este tipo y, «las que se pueden contar» -dijo- son que algunos de los jugadores del filial que probó ayer deben terminar en el primer equipo, «jugando o entrenando»-